MAMÍFERAS

La diferencia básica entre humanos y el resto de mamíferos es el desarrollo de un nuevo cerebro llamado neocórtex.


Cuando esta parte del cerebro está en reposo nos parecemos muchísimo al resto de mamíferos


Sólo en estas circunstancias, cuando el neocórtex está desactivado, las estructuras más arcaicas del cerebro, que están al mando de las funciones vitales del cuerpo (entre ellas, el dar a luz) quedan desinhibidas y puede desencadenarse el verdadero proceso de parto orgánico


Sabiendo ésto, me parece razonable pensar que la necesidad más básica de toda hembra humana para dar a luz es estar protegida de cualquier estimulación del neocórtex.

¿Cómo podemos proteger a las mujeres de la estimulación de su neocórtex?


- SILENCIO

El lenguaje es un enorme estimulador de nuestro cerebro humano; hay que hablar sólo cuando es estrictamente necesario de forma exageradamente cuidadosa


- OSCURIDAD

La luz es un conocido estimulante; la glándula pineal segrega la melatonina "la hormona de la oscuridad" para reducir la actividad del neocórtex y permitirnos dormir


- PRIVACIDAD

Cuando la mujer se siente observada, se activa su neocórtex


- SEGURIDAD

Cualquier percepción o sensación de peligro activa al cerebro humano; transmitir confianza es esencial



Cualquier cosa que estimule la razón (exámenes vaginales, cambios de escenario, conversaciones...) interrumpe el proceso orgánico de parto


Todo lo que protege a la mujer de pensar y racionalizar, le permite relajarse hasta tal punto que pueda conectar con su naturaleza salvaje, su sabiduría corporal, que en definitiva es la que sabe parir, el animal: la mamífera


0 vistas